Aunque la veneración a la Sagrada Efigie del Santísimo Cristo y a la consoladora Imagen y Advocación de la Virgen pudiera parecer que acaparan el protagonismo absoluto de la atención de los hermanos de la corporación, la Hermandad quiere ser a través de ellos una comunidad de vida cristiana, consciente de que tales devociones deben servir de medio para la misión evangelizadora que le corresponde dentro de la Iglesia. Por ello, y conforme a sus Reglas que así lo proclaman, quiere tener una vida de fe basada en el Culto a Dios, la formación religiosa y la práctica de la caridad, complementada, en la medida de sus posibilidades, con la promoción cultural y humana de sus miembros. El Culto a Dios se manifiesta conforme al calendario litúrgico, y al que a través de generaciones ha ido conformando la inquietud espiritual de la corporación. La Celebración de la Eucaristía es el pilar de todos los cultos celebrados en la Hermandad. A continuación se detallarán los aspectos más relevantes relativos a dichos cultos.

Diariamente se celebra la Santa Misa, duplicándose en los días festivos.También a diario y con anterioridad a la misma,el sacerdote atiende a los fieles para administrarles el Sacramento de la Penitencia. Asimismo se ofrece una Misa por el alma de cada miembro de la Hermandad difunto. Muy especial consideración merece la Misa de los viernes, ya que es la Misa de Hermandad.

La Adoración al Santísimo Sacramento tiene principal relevancia en el Jubileo Circular de las 40 horas, celebrado a finales de febrero, en que tradicionalmente corresponde a la Hermandad su turno, establecido por la Hermandad de Luz y Vela.

A finales de febrero, normalmente al inicio de la cuaresma, se celebra el Solemne Quinario a Nuestros Titulares, de martes a sábado,culminando el domingo con la Función Principal de Instituto. En ella los hermanos renuevan su juramento de las Reglas de la Corporación y las Creencias Dogmáticas de Nuestra Santa Religión, incluyendo la defensa de la Virgen María como Mediadora de todas las Gracias, merced a la especial vinculación de la Hermandad con dicho dogma mariano.

En noviembre se celebra el Triduo en honor de la Santísima Virgen de Gloria, de jueves a sábado, culminando con la Función Principal en el segundo domingo de Noviembre, festividad de la advocación del Patrocinio.

 

Como invitación a la reflexión y al acercamiento espiritual a las figuras de Cristo y de su Santísima Madre en los misterios que representan, mediante el acercamiento gestual y reverencial a las imágenes, se celebran:

- el Besamanos a la Santísima Virgen el Domingo de Pasión, iniciada su celebración en la víspera con una meditación literaria-musical, bajo el título de Stabat Mater (“estaba la Madre dolorosa, junto a la Cruz lacrimosa”….).

-  el Besapiés a Nuestro Santísimo Cristo, el Domingo de Resurrección, el día más importante de nuestra Fe cristiana.

El Viernes de Dolores se celebra el Via Crucis.

Como ejercicio penitencial de especial importancia para la Hermandad, en la tarde del Viernes Santo se realiza la Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral con las imágenes portadas en sus pasos, en procesión de aproximadamente 11 horas. Durante la misma conforman su cortejo de acompañamiento un total de casi 2000 hermanos vistiendo la túnica, alumbrando con sus cirios, cargando con sus cruces o insignias, o portando los pasos. Sendas bandas de música siguen a los pasos interpretando marchas de corte penitencial y siendo interrumpidas las mismas por innumerables saetas cantadas espontáneamente desde el público. La llegada de este día constituye una espera emocionada durante todo el año y desde el Domingo de Ramos son numerosos quienes se acercan hasta la Capilla para postrarse ante el Cristo y la Virgen, ya situados sobre sus pasos procesionales. Especialmente el Cristo, por estar labrada Su Imagen para su contemplación en procesión, muestra entonces mejor que nunca sus cualidades expresivas desde todos sus ángulos, fiel traslado a la realidad del Calvario y reflejo de la idea de Dios que entrega su espíritu y quiere alzarse al cielo con los ojos y con el cuerpo entero, casi en preanunciada resurrección, en el momento de morir.

 

Entre los cultos que se celebran derivados del nombramiento como Basílica Menor en 2012, son especialmente relevantes los siguientes, como signos de especial relación con la Iglesia Romana y el Sumo Pontífice:

-    22 de febrero: Festividad de la Cátedra de San Pedro

-    19 de marzo: Aniversario del Inicio de Pontificado del Papa Francisco

-    29 de junio: Solemnidad de San Pedro y San Pablo

-    3 de junio: Aniversario de  la Consagración como Basílica

-    22 de octubre: Festividad de San Juan Pablo II, habida cuenta de que la mesa de altar alberga una reliquia Ex Sanguinis de dicho Santo.

Eventos

loader
Volver